lunes, 2 de diciembre de 2013

Significados de las muertes de Harry Potter


      Para todos esos Potterhead, que sufrieron en los momentos duros de esta gran Saga que nos ha acompañado durante mucho tiempo y desgraciadamente ha terminado como muchas otras ; pero siempre la tendremos en el corazón ya que hemos crecido con ella y hemos llorado, reído y aprendido lo suficiente como para tomar a cada personaje como un miembro de nuestra vida. 
    En cada batalla vivida, hemos conseguido dar un paso más para derrotar a Voldemort, pero para ello hemos llorado por esas perdidas, que aun recordamos con dolor.

James and Lilly Potter: para establecer la historia, 
así como para mostrar los huérfanos de la guerra. 

Cedric Driggory: para mostrarnos 
la maldad de Voldemort


Sirius Black: para mostrarnos la falta de 
figura paterna para Harry.

Albus Dumbledore: para mostrarnos que
 la muerte de u gran líder 
no puede detener la guerra.

Hadwig: para mostrarnos 
el final de la infancia de Harry.


Dobby: para mostrarnos que 
la más pequeñas de 
las criaturas pueden morir como un héroe.


Fred Waesly: para mostrarnos 
que algunas muertes simplemente 
no las podemos superar,
 y eso esta bien.


Tonk and Rumos Lipus: para los huérfanos de la guerra


Colin Creewen: para demostrarnos que 
nunca podemos subestimar a nadie.


Severius Snape: para demostrarnos que 
siempre se puede hacer 
todo por amor.

    Todas estas muertes, para los que han vivido con la Saga de Harry Potter desde el principio, son duras; algunos hemos llorado con ellas y las recordamos con lágrimas en los ojos. Siempre, en todo buen libro hay alguna muerte y cuando ocurre, maldecimos de todas las formas posibles a los autores. Pensamos que es una muerte injusta, que no debería haber ocurrido, pero lo que no nos damos cuente, es que cada autor hace algo por alguna razón que nos cuesta entender; cada muerte tiene su significado y su consecuencia, pero todas son necesarias.
    Por eso os aconsejo, que si en algún momento, os encontráis con una muerte que vosotros penséis que es injusta en algún libro, pensar en que hay una razón para ello; los autores no matan por matar, lo hacen para enseñarnos que de cada acción nuestra hay una pequeña consecuencia, que iremos aprendiendo con el paso del tiempo, por que a veces sufren más los escritores al realizar un acción que el propio lector del libro.
     Ese es el sabor amargo que deje a veces un libro, la muerte de un personaje que nos a tocado el alma, o incluso un final injusto como en algunos casos; pero esas son las consecuencias que tiene leer, a veces te gusta y otras no, pero nosotros ya sabes a lo que nos anteponemos cuando leemos ya que es nuestra propia decisión la que muchas veces importa.

Siempre os recordaremos.


martes, 22 de octubre de 2013

Pesadillas. ~

      Sentir como tus pesadillas regresan de su exilio y ver como todo tu mundo cambia a tu alrededor sin que tu puedas hacer nada; tus ideas respecto al mundo, tus amigos, tu familia, tus sentimiento, todo lo que te hacía ser alguien cambia y eso te hace daño. Ver como tu mente se centra en que el mundo es un caos, en que las cosas nunca pueden cambiar y en que todo te perjudica.
      No consigo aclararme y decidir quien soy, todo a mi alrededor gira tan deprisa que la cabeza me llega a dar mil vueltas; otras veces soy yo la que no gira, en esos momento veo como todo mi mundo se mueve, sigue hacía adelante, mientra que yo me quedo atrás, sin avanzar, sin atreverme a mirar al futuro por miedo a hacerme ilusiones erróneas; creo más bien que es por miedo a perder lo que he conseguido, todo lo que tengo hasta ahora.
      En realidad lo único que me aporta la vida es sufrimiento y lágrimas, sin retorno y sin arreglo.

jueves, 17 de octubre de 2013

Lo que soy en realidad

     Todo cambia con el sonido de los tambores; continuo ruido que revota en mis oídos, dándome dolor de cabeza. Recuerdo todo lo cometido, todos los errores, todas las cosas malas que hice; todo lo que me atormenta hasta el punto de volverme loca. Siempre me ha costado ser yo misma,con todo lo que eso conlleva; ahora estoy más cerca de serlo, pero aun me cuesta alcanzar la meta.
     Todavía me despierto todas las noches por culpa de la misma pesadilla de siempre; yo corriendo en un prado perseguida por un rostro que cuesta describir. Ojos grandes y rojos como la sangre; colmillos en vez de dientes, una boca sonriente con una lengua viperina, que oigo sisear a mi espalda; garras en vez de manos y pezuñas en vez de pies. Siempre repitiendo la misma frase << Nunca llegaras al final >>; ha pasado diez años y sigo sin entender el significado, pero poco a poco me puedo ir haciendo una idea del porque de esa pesadilla.
     El ser yo misma, es una cosa que me costo encontrar, pero que después de mucho pensar y mirar atrás en el tiempo, me he dado cuenta que siempre he sigo yo misma el problema estaba en que nunca lo he sabido con una ciencia cierta. Desde que era pequeña he estado encerrada en un mundo de sombras y silencio, en el que no era duela de mis aptos; si no que todo lo que hacía estaba controlada por una titiritera que movía los hilos de mu cuerpo y mi voz, sin poder vivir mi vida a mi manera. Yo para poder superar eso, me aferre a algo tan insignificantes para algunos pero importante para mi; ese aferramiento me hizo ser lo que soy ahora.
      Algunos piensan que la magia y la ilusión son solo una tontería para niños chicos y que con el tiempo esto se tendría que ir olvidando; pero yo no lo puedo olvidar ya que la magia y la ilusión son cosas que me han salvado la vida y ya pertenece a mi ser.

     Viajar al país de Nunca Jamás y ser una niña perdida al mando del niño que nunca quiso crecer; entrar por una madriguera de un conejo blanco a un mundo lleno de rosas rojas y una oruga azul que habla; robar a los ricos con un arco y una flecha para dárselo a los podres; convertirme en un símbolo de libertar y sacrificio para muchas persona o incluso ser un ángel que caza demonios mientras se siente infinita y se prepara para la batalla del siglo y todo eso sin ser dominada.
     Todas esas cosas que para algunos les parece una fantasía estúpida, para mi es mi vida y nunca lo podré cambiar yo que con esas cosas me he crecido y me he convertido en lo que soy ahora; pero siempre, detrás de esto estará todos esos días en los que me pasaba hora y hora llorando y maldiciendo me a mi misma por todo lo que me estaba sucediendo, intentando buscar una explicación de por que todas esas cosas me pasaba a mi y que es lo que había echo mal para merecérmelo. Pero ahora me doy cuenta de que en esos momentos me equivocaba.

miércoles, 9 de octubre de 2013

I have a problem

      Todo empieza cuando te pasa algo; estas rara, no te apetece hacer nada y estás distraída ajena a todo lo que te rodea. En ese momento, empieza el papel de tu amiga, te empiezan a son sacarte todo aquello en lo que piensas, insisten una y otra vez, así hasta que ya no puedes más y tienes que decirles que te dejen en paz para poder respirar un poco; el problema está cuando no escuchan lo que les dices y siguen preguntándote como si nada. En esos casos, tú, ya cansada de todo, les explicas que no lo puede contar porque o no te apetece o no puedes, una de dos. El problema de no contarlo porque no puedes está en que te mueres en decírselo a alguien y que te diga su opinión o que te aconseje que hace; otras veces, cuando no lo puedes contar es porque, el decirlo significar hacer daño a alguien, importante o querido; y este es mi caso.
      Tengo algo que contar, pero tengo dos problemas; uno, si lo cuento defraudare a una persona que me importa lo suficiente como para callar hasta la muerte; y dos, si lo cuento a parte de defraudar a es persona, haré daño a otra y esta persona también me importa. En resumidas cuentas, estoy en una encrucijada; si lo cuento, por un lado haré daño a una persona y por otro, defraudares a la persona que me lo a contado; esto es lo que se suele llamar tengo <<un secreto con otra persona pero no lo puedo contar>>, tipo la serie pequeñas mentirosas; la diferencia de la serie a lo que me esta pasando es que este momento es que el "secreto/cosa que no puedo contar",me hace daño y sin saber como me esta haciendo ser alguien que no soy y eso me preocupa.
        ¿Qué puedo hacer?, ¿me lo sigo callando todo o lo grito a los cuatro vientos? De las dos formas, tanto si lo cuento como si no, acabo haciendo daño a alguien; si lo cuento haré daño a dos persona y no lo cuento me haré daño a mi misma convirtiéndome en lo opuesto a mí.

lunes, 15 de julio de 2013

Capitulo 8

    El sol brilla, dorando mi piel blanquecina, el viento acaricia mi pelo y el canto de los pájaros me acompaña. Todo está en una pequeña armonía que no tiene fin: la hierba del campo, las abejas en las flores, el agua dulce del río, el galope de Furia y yo. ¿Cuántas vece habré sentido esta libertad plena? ¿Tres, cuatro... diez veces quizás? Aquí puedo ser yo misma, sin normas que seguir, ni obligaciones que tomar, sin las típicas preocupaciones de los estudios ni cosas en las que pensar; solo estamos el horizonte, Furia y yo, sin nada más a nuestro alrededor. Siempre, que estoy aquí siento paz y serenidad.
     Quiero dirigirme hacía el sitio de mis sueños con esperanzas de recordar algo; hace mucho que no vengo y eso me preocupa, ya que no se si sabré reconocerlo. Me acuerdo que cuando él murió, deje de venir ya que todo me recordaba a él y no podía soportarlo. No me hacía a la idea de que ya no lo volvería a ver más; era mi amigo, mi único amigo para ser más exactos, siempre que intentaba recordar algo de él mi mente se bloqueaba y lo único que se mostraba en ella era una sombra borrosa. El día que se despidió de mí, tenía la esperanza de que me lo encontraría algún día; pero cuando mi tía apareció por la puerta de mi habitación con la noticia de su muerte, me destrozo. Estuve sin comer y sin dormir en esos tres días hasta que llegase su funeral, lo único que hacía era sentarme en la cama y mirar por la ventana esperando a que apareciese en algún momento. Un día se me ocurrió la idea de escaparme e ir a buscarlo, estuve todo el día esperando pero nadie apareció. Todo eso pasó hace siete años y desde entonces no he vuelto a pasar por aquí.
     Tal y como me oriento, me acabaré perdiendo- pienso mientras escucho los pájaros-, nunca se me ha dado bien los mapas, y menos orientarme en un sitio; me acuerdo de que lo encontré por casualidad (más bien perdiéndome), así de fácil. Siempre he dicho que él me encontró a mí, y que yo nunca lo busque y allí es donde lo conocí.

************

     <<En una tarde de primavera, el cielo estaba encapuchado.  Me dirijo a toda prisa, con Furia a la granja; pero se para en seco al encontrarse con un pequeño precipicio cayéndome yo hacía delante precipitándome al profundo lago  que se encuentra enfrente de mí. Me quedo paralizada mientras me hundo en lo más profundo del lago, sintiéndome poco a poco ahogada. Mis pulmones están sin aire, y no tengo la suficiente fuerza para poder nadar. Me siento cansada y dejo de luchar para poder salir a la superficie, quedándome quieta, hundiéndome poco a poco en la más profunda de la oscuridad viendo como en esa pequeña luz que se ve a lo lejos estaba Furia moviéndose de un lado a otro.
     Empiezo a vez menos ya que me alejo más y más de la superficie, y por primera vez en todo el camino, la felicidad y la libertad que sentía por el aire puro del campo; pasan a convertirse en la cárcel ahogada y triste del fondo del lago, haciéndome sentir aprisionada y agobiada por toda esa presión que me produce un fuerte dolor en los oídos.
     Aunque tengo la visión un poco nublada por el agua dulce puedo distinguir algunos peces y algas a mí alrededor. Lo último que siento es el pequeño golpe seco e insensible de mi cuerpo tocando por fin el fondo, y mis ojos ya cansados se cierran cada vez más hasta que mi mente sin sentido acaba por apagarse do todo y desconectar.>>

jueves, 11 de julio de 2013

Capitulo 7

     -¡Pero mira a quien tenemos aquí!- se baja del caballo y se dirige hacía mi con paso firme- ¡Pero si es mi prima la amargada!- se pone delante mía, apoyando el cuerpo del caballo.
     -Yo también me alegro de verte, Hugo. ¿Sigues teniendo envidia de mi forma de montar, o lo has superado ya?- dejo el cepillo en el suelo y le sonrió; siempre me ha encantado picarle.
     -Pues si te soy sincero, sí.
     -Ja ja y ja, eso es lo que tú te crees- le sonrío y los dos nos reímos sin ningún motivo.
     El loco y paranoico de mi rimo Hugo; no sé si me alegro o no de verle en todo este tiempo. Siempre destacando y haciéndose el interesante cuando no lo es. Ha crecido bastante, tiene el pelo más corto y... ¿se lo ha teñido? No salgo de mi asombro cuando me coge en volandas y empieza a girar sobre sí mismo sin parar de reír y sonreír. Mi primo puede ser todo lo que tú quieras, pero si de algo estoy seguro es que es la persona más cariñosa del mundo y eso siempre lo demuestra.
     -¡No te imaginas cuanto te he echado de menos, enana!- me baja al suelo y se me queda mirando otra vez con cara rara, una cara que pocas veces se la he visto- ¿Y bien? ¿Quién es el afortunado o desafortunado? -me pone sus típicas expresiones de retrasado y me da dos toques en el brazo.
     -¿De qué estás hablando? Creo que deberías dejar tus telenovelas primo; te están quemando las neuronas, ¿lo sabías?
     -Déjate de tanta tontería y contesta anda.
     No sé por dónde quiere llegar, pero por su cara me puedo hacer una pequeña idea de a que se refiere con todo esto.
    -Pues, nadie. ¿Y qué hay de ti?- se ríe sin ningún sentido y eso hace que me cabree.
    -¿De mi qué?- se da la vuelta y se dirige hacía Carioca- Bueno, ¿vas a montar, no?- intenta cambia de tema, para no entrar en detalles.
    -Oye, no me cambies de tema, ¿quieres? ¿Qué paso con...?- quiero acordarme de un nombre pero no lo consigo.
    -¿Vanessa?- asiento con la cabeza y continua- Rompimos- quita la silla y el cabezón de Carioca y me mira con cara de tristeza- ¿Qué pasa? No es tan malo- va al cuarto de los arreos y yo detrás de él en busca de una respuesta.
    -Espera... ¿Cómo? ¿Qué pasó?- no entiendo porque rompieron... Pero me puedo hacer una idea
    -¿Por qué nunca me contaste lo de Ismael?-lo suelta de golpe, mirándome a los ojos con cara de decepción y eso hace en mí que se me paralice todo el cuerpo.
    No se puede referir a lo que estoy pensando, o ¿sí? Hace mucho que no pensaba en eso, desde hace mucho tiempo y me extraña recordar eso después de todo lo ocurrido y por si acaso pregunta para no meter la pata y no empeorarlo más.
    -¿A qué te refieres? ¿Cómo, que lo de Ismael?
    -Me refiero a que siempre has sabido que Vanessa e Ismael me estaban engañando- pone una cara de seriedad, tristeza y enfado.
    No sé si ocultárselo en su día fue buena o mala idea, pero a pesar de todo, no me arrepiento de la decisión tomada ya que con esa decisión le ahorre sufrimiento.
    -Lo siento,  pero no tenía elección.
    -¿Qué no tenías elección? Joder Paula, se supone que eres  mi prima. No espera, mucho más que eso; eres como una hermana pequeña para mí. Se supone que me tienes que contar estas cosas y tú vas y te lo callas durante tres años, ¿tú lo ves normal? ¿En serio?- ahora si se le nota que esta cabreado.
    -No la pagues conmigo ¿quieres? Yo no tengo la culpa de que tu novia se liase con otro porque tú no tienes lo que hay que tener- por fin he dicho lo que he pensado y ahora se pondrá mal y eso es no está bien.
    Nos quedamos callados durante un buen rato, aclarando nuestras ideas.
    -Tienes razón, lo siento. Pero es que en su día, me dolió mucho y...- se lleva una mano a la cabeza y pone una expresión serena.
    -Y ahora te duele más porque tu prima pequeña lo sabía y no te dijo nada, ¿no?- tengo que entender le, seguro que sufrió en su día y yo aquí poniéndome borde con él.
    -Eso es- hace un gruñido de frustración y se lleva la otra mano a la cabeza- Menuda bienvenida te estoy dando ¿a qué si?- ya está más calmado. Se le nota.
    -Una de las mejores, casi lo echaba de menos- yo ahora mismo lo único que quiero hacer es olvidar y sonreír.
    -Entonces, me has echado de menos, ¿no?
    -Me cuesta reconocerlo, pero sí. Pero algunas cosas, no todas.
    -Vale lo he pillado- ya está más relajado que antes y eso me tranquiliza- Bueno, vas a montar ¿no?
    -Sí, ya lo tengo todo preparado solo me falta irme.
    -Vale, a lo mejor te encuentras con el mozo de cuadras.
    -¿Mozo de cuadras?, no sabía que teníais uno.
    -Lo sé, vino cuando tú te fuiste y no ha ayudado desde entonces. Es bastante bueno.
    -¿A si? y ¿a quién monta?
    -Monta a Miguelito, así que si lo ves dile que lo espero, ¿vale?
    -Se lo diré, oye no he visto a Arturo en ninguna parte, ¿sabes dónde está?- le cambia la cara a una expresión de tristeza y al verle espero lo peor.
   -Arturo, murió en reyes de estos años. Pensaba que lo sabía- me mira y observa mi cara de tristeza y se da cuenta de que me ha afectado-¿Estas bien?
   -Si- miento, no me queda otra conociendo a Hugo se pondría muy pesado y ahora lo único que quiero es montarme en Furia e irme lo más rápido posible.
   -Si necesitas hablar o algo podríamos...
   -¡No!- le miro con una expresión llena de odio y dolor, pero la cambio rápidamente al darme cuenta de que la estoy pagando con él y no es justo- Lo siento, estoy bien; lo único es que tengo un poco de prisa, eso es todo.
   Tengo que tranquilizarme para que no empiece con uno de sus intentos de consolarme cuando estoy mal.
   -Lo entiendo, no pasa nada. Quieres que te ayude en algo.
   -No, me las puedo arreglar sola.
Después de cinco minutos intentando no perder los nervios, termino de prepararme y me subo a Furia, y sin perder más tiempo me dirijo a la puerta que da al campo; pero antes de darme cuenta mi primo Hugo me detiene con una expresión muy habitual en él. Se pone delante del caballo y me hace parar en seco
    -Espera un segundo, me acabas de insultar llamándome poco hombre y te vas así por las buenas- me hace un gesto para que me baje, pero no le hago caso.


Sin perder ni un segundo le esquivo con un rápido movimiento con Furia y me alejo de él.

sábado, 11 de mayo de 2013

Capitulo 6

     Después de varios minutos en sus brazos, sin dejar de decirme cuanto me quería, cuanto me ha echado de menos, cuanto había crecido y muchas más cosas; consigo por fin separarme -sus abrazos son...¿cómo decirlo?, agobiantes-. Ha cambiado mucho; se le empiezan a notar algunas canas blanquecinas en su cabello marrón chocolate, las facciones de su cara están más marcadas que la última vez y se le nota cansada y sin vida. Siempre ha trabajado mucho, me acuerdo que desde muy pequeña mi tía se acostaba sobre las once después de un duro día de trabajo en la granja para levantarse al día siguiente muy temprano para trabajar igual de duro o más que el día anterior, y así siempre; incluso cuando Hugo llegaba tarde a casa, mi tía se quedaba hasta muy tarde a esperar a que el regresase. Siempre ha sido, es y será un gran ejemplo en cuanto a luchar en la vida. Su frase favorita es "El mejor premio que ofrece la vida es entregarse a fondo en un trabajo que valga la pena". Ahora es cuando me arrepiento de no haber venido antes.
     -Sigo sin creérmelo, tú, aquí, después de ¿cuánto? ¿Uno, dos,..?
     -Tres años -le interrumpo- Lo siento, debería haber venido antes.
     -No pasa nada, las puertas de mi casa siempre estarán abiertas, tanto para ti, como para tú hermana- sonríe y me mira fijamente.
Siempre me ha encantado su sonrisa, tan expresiva y llena de... felicidad; aunque no haya tenido mucha suerte en la vida como para estarlo.
     <<Cuando se quedó embarazada de Hugo, le detectaron cáncer y los médicos no paraban de advertirles que abortara (aunque estuviese prohibido por aquel entonces), decían que era muy arriesgado, que podía morir  pero ella aun así lo tubo. Hugo nació prematuro de siete meses y peso dos kilos y medio, era fuerte, bastante llorica y muy sano. Después mi tía empezó con la quimioterapia y un mes después el tumor desapareció y todo volvió a la normalidad; diez años después mi tía volvió a quedarse embarazada de gemelos, pero hubo problemas y fallecieron los dos; uno en el parto y otro estaba tan de vil y enfermo, que no aguanto ni dos semanas en este mundo. Y luego el accidente de su hermana (mi madre)>>
     Mi tía nunca lo supero; con todo lo que ha ocurrido y aun así, tiene fuerzas para sonreír y seguir a delante. Siempre he pensado que esa es la razón por la que a Jenna y a mí nos trata como si fuésemos sus hijas; para poder seguir adelante.
     Empezamos a caminar hasta que llegamos al picadero (no esta tan encharcado como creía  aunque los último días haya llovido bastante), me empiezan a entran ganas de empezar a montar ya, y por culpa de eso me empecé a poner hiperactividad.
     -Oye tía Alice...
     -Dime -me dice girándose hacía mí.
     -¿Y el tío Pablo?
     -Ha salido a comprar algunas cosas, no tardará en estar de vuelta.
     -Vale, pues entonces voy a preparar las cosas.
     -Aun no me has dicho a qué has venido.
     -¿No es suficiente razón querer visitar a mi tía favorita?- quiero reírme por esta situación pero no estoy lo suficientemente motivada para hacerlo.
     -No, si es una buena razón. Pero...te conozco lo suficiente para saber que tienes segundas intenciones- hace una pausa y sigue- Anda cuenta, que a mí no me engañas- lo dice en un tono demasiado gracioso como para tomármelo enserio y por culpa de eso me empiezo a reír.
     -Vengo a buscar un lugar y necesito a Furia para encontrarlo- me calmo un poco la risa y le contesto forzada mente.
     -¿Y a dónde vas si se puede saber? ¿Y qué vas hacer en ese lugar tu sola- y hay empieza sus típicos interrogatorios.
     -Pues... a un sitio, y no voy a estar sola tengo a Furia- empiezo a poner un tono gracioso para picarla un poco.
     -Ja ja y ja, me parto. Él no cuenta como compañía, pero bueno... Aun no me has dicho que vas hacer.
     -Dibujar, ¿contenta?- empiezo a poner un tono enfadado (esta situación ya me cabrea, solo quiero irme), pienso mientras preparo todo.
     -Sí, y ya te dejo preparar todo que se te nota nerviosa. Aunque la verdad nunca entenderé porque te pones así siempre que hablamos de dónde, cuándo o qué dibujas.
     -Lo siento pero es un tema que nunca he querido tocar con nadie.
     -Vale lo pillo; te acuerdas de donde está la cuadra de Furia, ¿no?
     -Si, al fondo a la derecha.
     -Eso es, ten cuidado vale.
     -Lo tendré, siempre lo tengo.
     -Es cierto, bueno, adiós que te lo pases bien.
     Se marcha y me deja sola, doy una vuelta sobre mi misma y aspiro el aire fresco y puro. Siempre me ha encantado este sitio; el aire puro y limpio, el sol pegando con fuerza oscureciendo mi piel, un paisaje claro y luminoso con todo su esplendor. Las yeguas con sus potros en el cerco de afuera, madre e hijos juntos; el gallinero rebosantes de gallinas con sus huevos y los gallos al lado con sus quiquiriquí matutinos. Los perros paseando de arriba abajo; Guguel siempre a su bola y Lola con sus cachorros (no tan pequeños como antes). A la cabeza una labradora negra como el carbón llamada Niní (la más mayor de todos); detrás Pach de un color marrón chocolate y con ojos azules (sus ojos azules, siempre los mejores); luego Dos, porque tiene dos manchas alrededor de los ojos de color negro destacando siempre con su cuerpo de color canela; y por último a la cola, Simba, un labrador demasiado juguetón de color negro y su cola siempre hacía arriba lleno de felicidad. Menuda camada, no recuerdo ni un solo momento en el que no hayan estado conmigo jugando.

************************************************

      Después de un rato colocando todo lo que necesito (la silla, el cabezón, casco, botas...), me dirijo al picadero en dirección a las cuadra de Furia. De camino me quedo pensando en un montón de cosas; ¿me reconocerá? ¿Seré capaz de montarlo después de tanto tiempo? ¿Qué hago si no puedo montarlo?; tendré que coger otro caballo seguro, la cuestión es cual. Pequeño Tío, Avellana, Alegría... ¿Cuál? Para mi elegir es muy difícil, siempre lo ha sido. Por fin llego a la puerta de con el nombre de Furia y la abro; lo primero que me encuentro es a él, mirándome fijamente y me quedo pensando cuanto a crecido y lo que le he echado de menos. Se va acercando poco a poco, hasta que al final posa su frente suavemente en mi mano; le acaricio y le pongo el cabezón de cuadras con mucho cuidado para que no se asuste, lo saco de su cuadra y lo llevo afueras.

      Le he echado demasiado de menos y se le nota que él a mí también por su forma de actuar; le ato en una valla y le empiezo a cepillar, empezando siempre por la cabeza tan y como le gusta a él. Mientras le cepillo escucho unos cascos de un caballo acercándose a mí; alzo la cabeza por encima de la grupa de Furia y visualizo la figura de un  caballo y su jinete. La sombra se acerca más y con eso pude distinguir a una yegua que me resultaba muy familiar; era Carioca, la madre de Furia, una yegua que hacía más de cinco años que no veía por motivos que no logro recordar; pero había alguien que también me era muy familiar y que hacía mucho tiempo que no lo veía.

domingo, 24 de marzo de 2013

Capitulo 5

      Despierta mi subconsciente con el sonido arrogante del reloj; hace mucho de eso. Mi mente se centra en ese sueño, un sueño que nunca acabó. Terminó con esa sombra de la que no tengo  nombre. Me levanto con ganas de nada. No se como despertar de ese momento en el que mi mente está en blanco. Me dirijo al baño para darme una ducha -solo así despertaré- Miro en la puerta del baño que está paralela a la mía, veo un habitación vacía, con las persianas bajada y todo a oscuras; desde que volvimos a casa, Jenna duerme en la habitación de mis padres dejando su habitación toda para mi. En otras circunstancias eso me hubiese alegrado pero ahora me da igual, porque solo aprovecho la habitación cuando Sonia viene a dormir. Intento no pensar en esas tonterías y me meto en la ducha. Después de un rato salgo e intento vaciar  mi mente, cuando termino de procesar todo, voy a mi habitación, me visto y preparo todo. Lo último que hago es mirar el móvil a ver si tengo algún mensaje de Sonia. No hay nada, es Sábado y esta durmiendo seguro. Bajo las escaleras y veo a Jenna preparando el desayuno y también esta Tom, su novio. Seguro que esto de venir a mi casa es una rutina para él, casi vive en ella.
     -¿Qué hay de desayunar? -digo entrando en la cocina
     -Tortitas y zumo de piña, ¿te apetece? -mientras que sirve a Tom, va preparando la masa de las tortitas para mí.
     -Mmm, tortitas que rico -en tono irónico- Prefiero zumo, ya me haré un bocadillo o alguna otra cosa, que tengo prisa -miro en la nevera haber si encuentro algo
     -Ah, sí y ¿a dónde vas?¿has quedado con Sonia?
     -No, ella a estas horas esta durmiendo.
     -Pues entonces ¿qué vas a hacer?- dice Tom terminando de desayunar.
     -Voy a casa de mis tíos a montar a caballo- cojo un bocadillo del otro día que no me lo comí- Umm... jamón, que rico- me doy la vuelta y veo a Jenna y Tom sorprendidos- ¿Qué pasa?...Si es por el bocadillo, es de ayer así que no pasa....
     -No, si no es eso- Tom se gira, mira a Jenna y lo suelta- Pensábamos que nunca volverías a montar a caballo desde que volvisteis.
     -¿Y?- lo digo en tono enfadado.
     -Bueno vale ¿quienes que te llevemos?- dice Jenna cogiendo la cosas.
     -No tengo otra forma de llegar ¿no?- me dirijo a la puerta e insisto- Vamos o ¿no?
     -Vale, vamos.

     Salimos a fuera, nos montamos en el coche y nos dirigimos a las afueras de la ciudad. Después de un rato llegamos a casa de mis tíos. Me bajo del coche y me despido.
     -Adiós.
     -¿Te venimos a buscar luego?
     -No hace falta, daré una vuelta y me llevara Hugo a casa.
     -Vale, adiós que te lo pases bien.

     Sube la ventanilla del coche y se van. Llamo a la puerta y me abre mi tía que sorprendente mente me da un abrazo. Llevaba tres años sin verme.

sábado, 9 de marzo de 2013

Te Fallan

     A veces cometemos el error de creer que hay personas tan buenas y con sentimientos tan nobles que jamás te harían dañó. Depositas tu confianza equivocadamente en esas personas, piensas que son parte de tu vida y de pronto te das cuenta de que todo era una farsa, una mentira y aquella  persona que tenias como una excelente persona, ahora se ha convertido en tu peor pesadilla.
     Y es que nosotros, las personas, cometemos errores aun sabiendo que no tenemos que cometerlos, por ejemplo; llevas hablando con una persona toda la vida, es tu amig@, y un día como si nada todo cambia y te deja de hablar sin saber por que.
     Puede que los últimos días alguien a quien tú querías mucho y en quien confiabas, te defraude; aquella persona  a la que nunca creíste que te haría mal, te falla y ahora tienes dentro de ti un sentimiento horrible de saber que alguien que siempre te demostró sinceridad, fidelidad y apoyo, simplemente te fallo y no esa la persona que tu habías idealizado.

viernes, 8 de marzo de 2013

      Este eres tú, con los ojos cerrados, bajo la lluvia. Nunca imaginaste que harías algo así, nunca te  había visto como ... mmm ... no sé como describirlo, como, una de esas personas a las que le gusta la luna o que pasan horas contemplando las olas o una puesta de sol. Seguro que sabes de qué gente estoy hablando...o tal vez no. Da igual, a ti te gusta estar así, desafiando al frío, sintiendo como el agua empapa tu camiseta y te moja la piel. Y notar como la tierra se vuelve mullida bajo tus pies y...el olor, y el sonido de la lluvia al golpear las hojas. Todas esas cosas que dicen en los libros que no has leído...éste eres tú. Quien lo iba a decir, tú.

Invisibles bolsillos

     En un invisible bolsillo mi alma suave te lleva y camina por la calles del mundo de la espera. Mis ojos llenos de niebla desnudan el bello cielo buscando el milagro de tus ojos negros… Me elevo a lo alto en pos de una estrella que me guía siempre cual bella hechicera. Recorro ese mar que me da dulzura y embriaga mi vida con tanta frescura. El encaje de las olas me toca tiernamente y alcanza el sosiego al borde de la mente. Recorro con ansias la inmensidad azul, y pierdo mi esencia en las nubes de tul. La añoranza regresa, me roza con la brisa, me acaricia y se aleja, como vino… de prisa.
      El sol en el horizonte deja su estela dorada. Y la vida así me dice que terminó la jornada. Que no se oiga mi llanto, ni descubran mi dolor, para que nadie vea agonizando mi amor. Una dulce mirada se instaló en mis pupilas y cambio en un instante tristezas por alegrías. Muestro al mundo esta delicada calma que llora por dentro, muy cerca del alma. Allá donde nadie vive y el gemir es eterno, duermen los sueños de los amores muertos.

Te olvido

      Eres ave fugaz y peregrina que bañas tus alas en el cielo, flotando liviana y sin sentido, tal vez cumplimiento tus anhelos. Buscas en el horizonte infinito un sueño perdido, un gran amor y tu vuelo se vuelve nostalgia, y en tus ojos se esboza el dolor. Acaricias las rosas de la tarde, te fundes en la bruma temerosas, el lucero que ilumina tu ventana estalla en el alma de las cosas. Loca mi roja sangre te persigue como un volcán encendido... abraza las cenizas azules de mi amor y ¡tu olvido!

lunes, 11 de febrero de 2013

Cría cuervo, y te comerán los ojos


     Si no tengo curvas soy gorda, si adelgazo estoy enferma. Si me maquillo no soy natural, si no lo haga parezco una dejada. Si no dio lo que pienso soy grosera, si no lo digo soy hipócrita. Si me defiendo soy peleona y si no me defiendo, que no tengo carácter. Si me río, lo tomo todo a broma y si no soy amargada. Haga lo que haga, siempre habrá alguien que critique...! ¡¿Qué tan si se critican a ellos mismo y dejan en paz a la gente?! Siempre hay alguien que se cree mejor que los demás, que miran por encima del hombro a toda esa gente que cree que son insignificantes, que no valen nada….pues hay se equivocan porque todo el mundo vale algo, diga lo que diga la gente; esas personas que se creen mejor que todos, deberían mirarse a un espejo porque mucho de ell@ tienen tantos complejos que hacen eso para sentirse mejor pero, yo pienso –acaso te siente mejor haciendo eso, ¿de verdad?, acabas de demostrar a todos la clase de persona que eres, esa que se cree importante por criticar a los demás, esa que piensa que todo el mundo le ríe la gracia cuando en verdad se ríen de él, esa que cree que hace daño con sus palabra cuando en realidad lo que hace son cosquillas y también esa que piensa que ha dejado huella en la gente cuando de verdad lo único que deja es una mota de polvo en un cristal que con un simple soplido sale volando.
     Pensareis ¿qué soy yo ahora la que se está metiendo con esa gente? Pues no os voy a mentir, si lo estoy haciendo pero eso es porque pienso que ya es hora de que alguien de la cara y de que diga todo lo que piensa sin temor a lo que te digan porque seamos sincero, eso me es totalmente INDIFERENTE; ¿Por qué? Porque llevo años preocupándome por lo que la gente decía pero ahora eso cambio, me he dado cuenta de que preocuparse de esas cosas no son buenas, por eso ahora me toca a mí criticar a esa gente, por todos esos momentos en los que me han criticado a mí, y a los que estaban a mi alrededor y por toda esa gente que alguna vez ha sido criticada; hoy toca ser ellos y ahora nos toca a nosotros criticarlos como ellos han hecho con nosotros; como dice el refrán: cría cuervos, y te sacaran los ojos; crítica y recibirás lo mismos como con una moneda de cambio.

domingo, 10 de febrero de 2013

Adolescencia ~

     Es una etapa de la vida a la que siempre queremos llegar cuando somos pequeños, esa en la que cuando cierras los ojos y empiezas a soñar, te imaginas como será… una vida perfecta, de ensueño. Dicen que es la etapa de la vida en la que más errores se cometen, en la que maduras (con algunas excepciones), en la que te enamoras por primera vez, te desenamoras y en la que sientes tantos sentimientos y hormonas, como la de una embarazada de seis meses. Yo estoy en esa etapa de la vida, y por experiencia puedo decir que no es nada fácil… mis expectativas de cuando era pequeña ya no son las mismas, ya no creo que esta etapa sea perfecta y de ensueños; algunas cosas perfectas tienes y de ensueño a veces.
     Es complicada hasta cierto punto en el que no sabes qué dirección tomar, si el de la izquierda o el de la derecha; en estos casos es el momento de elegir y cometer esos pequeños errores insignificantes en el que no te importan las consecuencias porque piensas “es una tontería, no voy a ponerle importancia”, y hay esta nuestro error; pensar que no tiene importancia cuando en verdad la tiene, porque de esa elección depende todo lo que seremos en un futuro y de lo que hagamos.
     Yo tengo mil experiencias buenas y malas y algunas que no quiero recordar, igual que todo el mundo tiene experiencias de cualquier tipo de las cuales cada uno aprenderá una cosas distinta y a ver las cosas de forma distinta, porque para eso está la adolescencia para aprender de esos pequeños errores sin importancia, experiencias que te recorren la espalda al recordarlas o de esos momentos que te provocan una sonrisa cada vez que te acuerdas; para eso sirve y si no ¿para qué otra cosas iba a servir todo ese cumulo de sentimientos, sensaciones y hormonas a las que no ves sentido? Cada uno se responde esa pregunta, bien puede ser ahora; en plena adolescencia con las sensaciones que se han ido recogiendo, o bien la lees ahora y te la respondes a ti mism@ dentro de un par de años cuando lo hayas meditado bien y con cabeza; cosa que con esta etapa no se puede tener.

jueves, 17 de enero de 2013

DES VARIACIONES FiLOSOFICAS


Las des variaciones filosóficas, todas ellas proceden de mi cabeza, solo cosas que… parecen un poco estúpidas, un poco desentendidas, un poco irracionales… un poco, mucho ¡Yo! Nadie entiende lo que hay en su cabeza, pero mucho menos la de los demás, ¿por qué? Porque tenemos cosas en la cabeza que no tienen remedio; pensamientos, sueños, ideas, locuras, momentos inolvidables. Mi cabeza es igual, por eso si te imaginas una función de fuegos pirotécnicos, veras como son mis pensamientos, son poco entendibles, muy llamativos, muy ruidosos y sobre todo NO TIENE DIRECCIÓN FIJA… todos ellos fluyen desde un punto central y se van por diferentes caminos, deferentes lugares, pero al final todos desaparecen, pero hasta que no desaparecer, son preciosos, y difíciles de olvidar.

viernes, 11 de enero de 2013

Capitulo 4.-


      El día es despejado, creo que nunca lo había visto así; el cielo es totalmente azul y la hierba se ilumina con la luz cálida del sol; nunca lo había visto de esa tonalidad tan verde abeto. El lago estaba totalmente cristalino y los peces no paraban de nadar de un lado a otro; las ranas croaban y la brisa, hacía que los grandes juncos sonasen al son de los cantos de los pájaros. Nunca me cansaré de este lugar, es mi pequeño paraíso desde que tengo uso de razón. Cuando me fui a vivir con mis tíos era muy pequeña, solo tenía dos años y ya no tengo recuerdo alguno de mi madre, que tanto lucho por mí y por mi hermana. Vivíamos en una pequeña granja que era de mis abuelos maternos, era grande con un gran establo donde se guardaban todos los animales exceptos algunos caballos que aún estaban sin domar, había vacas, cerdos, conejos, gallinas con sus polluelos, dos pavos reales ( uno blanco y otro negro), había algún que otro pato, pero de lo que más había eran caballos.
     Había de todo tipo: cruzados, árabe, español puro, potro francés, y muchos más… pero había uno en especial que con cinco años me llamo la atención. Era una mezcla de árabe y potro francés, negro con tres calcetines blancos: dos en las patas traseras y otro en la mano derecha, tenía tenía una pequeña marca en forma de estrella en la frente y tenía los ojos grandes y negros como el carbón… era precioso, pero tenía un pequeño problema; cuando nació se negaba a comer y no tenía la misma fuerza que los demás, y no podía seguir así. Mi tío a las dos semanas de nacer el potro decidió sacrificarlo porque no aguantaría mucho si seguía así, cuando me enteré decidí pasar toda la noche con él, no quería que pasase su última noche solo, no era justo.
      A la mañana siguiente me despertó el mismo potro, y al abrir los ojos, lo primero que vi fue al potro con el hocico manchado de pienso; fue tal mi impresión de que comiese que desde ese día no me he vuelto a separar de él. Lo llame Furia, porque pensaba que dentro de él había ganas de vivir libre, y eso puede que lo llenase de furia de algún modo. Todo lo que se de caballos lo aprendí con él; paso, trote, galope, salto,… todo. Ese día estaba conmigo como siempre, bebiendo agua del lago, yo miraba el paisaje cuando del claro luminoso que había delante de mí, dibujo la sombra de una persona; por fin había llegado.